martes, 23 de mayo de 2006

Puenting

En un puente sobre el Tamesis pensaba si sera cierto que hay un camino de vuelta, y si puede ser que yo sea de los que estan ya de vuelta. Porque con los caminos pasa eso, que uno nunca esta del todo seguro de ir en la direccion correcta y no te lo planteas hasta que empiezan a fallar las fuerzas y no has llegado a ninguna parte.
Pero el caso es que ahora estoy convencido de que no; no de que no pueda estar perdido, sino de que no hay camino de vuelta. Porque quiza no te volveran a sorprender la altura de un edificio, las cabezas con crestas de colores, o que un tren salga de A y llegue a B. Pero veras un cuadro que conoces en una sala pequeña de un museo que no tenias pensado visitar; y te traera recuerdos encadenados, tan encadenados que acabaras sonriendo sin quererlo. O le pegaras un bocado a un pudding de chocolate preguntandote como puede estar tan rico y como le habran metido esa crema tan dulce justo en el centro. O simplemente un violin sonando en Picadilly te pondra ojos mojados y le pondra musica al resto del dia, al resto del camino.

9 comentarios:

sinuitt dijo...

Hay una cancion que odio desde lo mas profundo de mi corazon, dice algo asi como "ahora tengo motivos para estar viva, para intentarlo con mas ganas, para hacerlo otra vez..." La vida es el motivo, no hay camino de vuelta, a donde quieres volver? Quien quiere hacer una pausa, cuando no hay segundas oportunidades?
Propongo un brindis por todas las nubes esponjosas, los cachorros de cualquier tipo, las cenas maravillosas e inesperadas, los amigos, los amores, los triunfos, los descubrimientos, ese puente sobre el Tamesis...La vida que nos queda por vivir!!!!

loreta_scars dijo...

Yo acabo de venir de vuelta. De una vuelta en el sentido más llano de la palabra: vuelvo de una siesta. Y también ha habido puente, el de la M-30 hasta llegar a un parque cutre en el que me he tumbado al sol a disfrutar de "el motivo" ¡¡viva ese brindis y todos los puentes con los que consigues sobrepasar cualquier obstáculo y darte cuenta de que sigues vivo!!

Klingsor dijo...

Como sigamos con este positivismi vamos a perder nuestra fama de amarkgadas, pero bueno, me uno a la fiesta, chin, chin!

vengoroso dijo...

Tan empalagosamente dulce que podría provocar caries, me gusta más cuando te pones escatológico... Voy a tomarme un cafe solo y sin azucar a ver si se me pasa un poco :-/
Si os da una sobredosis de positivismo, yo tengo grandes cantidades de existencialismo Sartriano, no me vendría mal daros un poco...

Anónimo dijo...

mejor no... personalmente prefiero lo dulce y no tengo nada en contra del positivismo.

alina dijo...

Ay vengoroso, esas referencias pseudo-intelectualoides no le hacen ningun bien a tu fama cibernetica, me parece a mi, pero tambien es verdad que quien soy yo...
Klingsor, mas!!

Tatus dijo...

De todos modos, sinuitt, las canciones tienen su momento.. yo el año pasado sumergía la cabeza en barreños de "No sabes cuánto te he querido" de Doctor Grillo a raciones periódicas, y en cambio ahora, cuando menos me lo espero, me regalan Billie Jean en algún garito en el que entro... las canciones acompañan al ánimo y viceversa.

En cuanto a lo del camino.. no sé.. creo que pasamos media vida intentando quitar niebla de delante para ver si hay o no camino, si hay algún punto final o un destino o algún carajo al que aferrarse.. cuando te quieres dar cuenta ves que no paraste suficientes veces a mirar todo lo que había por los bordes.. creo que al final es todo mucho más terriblemente y peligrosamente sencillo.

Acabo de volver a Madrid, por cierto, y aqui dentro de poco las dunas no nos dejaran ver el camino.. ¡¡qué jodido calor!!..

Klingsor dijo...

Hoy se me han vuelto a congelar las manos en la bici cuando venia al trabajo. Miro al calendario, JUNIO, miro por la ventana, viento y cielo color plomo sucio, y lo dejo, desisto: no entiendo nada.
Y en cambio hay dunas en Madrid. Esto no es normal. Es que no lo es...

vengoroso dijo...

alina, ¿qué fama? ¿yo tengo de eso? :-P