jueves, 1 de junio de 2006

Too intense...

Algunos cuadros tienen dimensiones absurdas. Al igual que algunos discursos o algunas historias necesitan menos palabras, algunas ideas se podrían pintar en mucha menos superficie. Me pregunto por qué todos en la sala estamos "caminando el cuadro", porque me parece ridículo. Y ahora que lo pienso, el museo estaba demasiado lejos y la exhibición es demasiado rara. Rompo con el ritmo de pasos de museo, emprendo una huida que me choca de bruces con el de la perilla, que con cara de enfermera devota me pregunta: "too intense?" Y me lo quedo mirando como si me acabase de preguntar por los horarios del tren a Tokio. "No sir, it´s just too cold in here". Y es que era verdad, me estaba congelando de frio.

5 comentarios:

sinuit dijo...

Es que hay situaciones que le hacen a uno apreciar mucho más las tardes de tapas, las partidas a la game-boy y los perros ovejeros. Hay cosas que no caducan, por suerte.

Tatus dijo...

Oye, nens, a ver si escribís argo, que venga a entrá y entrá y esto vasío tor día... ;)))..

Klingsor dijo...

Yo creo que es el efecto del mundial...

loreta_scars dijo...

Pues yo estoy de acuerdo. Con tanto futbolista sudoroso, de peinado requetepensado y cuerpo de escándalo, las ideas se nos pierden por los ojos...

Klingsor dijo...

Sólo te digo que he mangado de un S-bahn una pegatina que me pareció insólita: una panorámica del equipo alemán, en fila, enseñando los culos. La he pegado en el balcón y me he convertido en el vecino más cool de mi edificio. Aunque ahora que lo pieso, no sé que va a decir mi jefe...