viernes, 31 de marzo de 2006

Pepa y Lola

Todos alguna vez hemos sido Pepa o Lola. Pepa y Lola se encuentran, casi siempre, sin querer. Se encuentran en un comentario inesperado, en una chorrada tan graciosa que te hace sonreir por fuera y reir con ganas por dentro; y mientras la risa se disipa y da paso a esa cara de tontusos que nos deja la felicidad fugaz, te sorprendes observando a Lola mientras se marcha, preguntandote quien es y por que no habeis tomado un cafe juntos nunca antes... Con la facilidad de las cosas que no se piensan y con toda la dificultad de las cosas que nos dan mucho miedo, Pepa y Lola acaban quedando para tomar ese cafe que deberian haber compartido hace tiempo, hace agnos. Y no es que a Pepa y a Lola les pase de todo. Es que Pepa y Lola son todo. Y ya puede hacer un frio glacial, que un coche se convierte rapido en un oasis-movil; en una ciudad de lengua imposible, a la noche se le caen todas las letras que le sobran, hasta que todo es simple y se puede entender.
Y saben que terminara, porque Pepa y Lola son listas. Saben que del todo solo quedaran el recuerdo y cachitos del todo que llevar en el bolsillo. Y todo sigue, y el alma crece....
Y Pepa y Lola se cruzaran por un pasillo, se cruzaran una sonrisa, se cruzaran un poco de pudor de hielo a medio romper y, asi de cruzado todo, alguien dira: nos tomamos algo esta noche...?

2 comentarios:

sinuitt dijo...

Lo mejor, creo yo, es que se puede ser pepa o lola muchas veces a lo largo de la vida...

lola dijo...

yo no me puedo escapar de lola ... y pepa no se llama pepa pero ahí está! Un saludo!